sábado, 20 de junio de 2015

DESDE MI VENTANA: AVES URBANAS



La otra mañana vino un amigo, Joan,  a visitarme a Ecowildlife Travel, estábamos en la puerta hablando y me dijo, "eso que suena son vencejos reales", yo asentí y dije hace un momento pasaron garzas reales y he visto vencejos pálidos. Esta conversación no tendría transcendencia si no fuera porque estábamos en el centro de Barcelona, al lado de la Sagrada Familia.  Es una coversación que cualquiera de vosotros podría recrear.

Y si no, abre la ventana de tu vivienda o lugar de trabajo en la ciudad y mira hacia el cielo. Sin duda que podrás observar el ave más perfectas que hay en la naturaleza: el vencejo común y con toda seguridad algunos de los que viven cerca de edificios altos en las grandes ciudades también serán capaces de distinguir el ave con mayor destreza en vuelo, esta de mayor tamaño: un halcón peregrino, el animal más rápido del mundo. Desde mi ventana también veo verdecillos y colirojos tizones y como, la plaga de cotorras argentinas, los cansinos gorriones, las tórtolas turcas y las híbridas palomas, y cada día con más frecuencia el mirlo común y la urraca. Y eso sin salir de casa.

Mi amigo Joan está jubilado pero no le gustan las obras, le gusta la avifauna urbana y está harto de ver en nuestra ciudad gaviotas,  cigüeñas,  milanos, abejarucos, jilgueros, verdecillos… Y así, podría enumerar hasta unas cien especies. 75 tengo contabilizadas yo desde mi terraza. Y el otro día en casa de mis padres en Sevilla sobrevolaron por mi cabeza tres buitres, dicen que en Madrid y Barcelona se ven también. No son las que se observan justo desde una ventana de un edificio urbano, pero sí las que de media aparecen en diferentes hábitats de la ciudad: parques, jardines, descampados, estanques, huertos, polígonos industriales… Y vertederos, auténticos supermercados al aire libre en los que practican el bufé libre gaviotas, rapaces, garcetas, cigüeñas y córvidos, entre otros comensales.

¿Y esto a que se debe?  y más ¿esto es bueno? Según algunos investigadores "la perpetua adaptación de la avifauna a la intensidad urbana puede condicionar a la larga la subsistencia de algunas especies, ya que posiblemente conlleve cambios de comportamientos que no les beneficien mucho, como alimentarse en horas inadecuadas o dormir antes de lo debido”. El CSIC ha publicado un estudio que dice que el verdecillo, emplea más tiempo en cantar para compensar el ruido y eso le distrae de los predadores y de la reproducción.
El estrés urbano acaba por beneficiar a las especies más oportunistas y, por lo tanto, disminuye la diversidad alada. “Los córvidos (como las urracas), las palomas y los estorninos han resultado ser las aves más tolerantes a la vida urbanita en detrimento de otras como los gorriones o las tórtolas europeas que están desapareciendo de nuestros parques, en Londres ya no se pueden ver gorriones comunes. Dice SEO BIRDLIFE que han desaparecido diez millones de golondrinas comunes de España en menos de una década, entre 2004 y 2014, sobre una población de treinta millones de ejemplares. Destrucción de nidos, intensificación agrícola, uso de plaguicidas y abandono rural, que conlleva eliminación de edificios donde nidificar, están en la raíz del desplome.  

Y en eso estamos en Ecowildlife, creando experiencias que nos ayuden a conocer mejor a nuestros "compañeros de piso" y ayudarles en su adaptación y mientras tanto les invitamos de nuevo a mirar desde su ventana y ver el skiline de su ciudad de otra forma diferente. 

lunes, 8 de junio de 2015

LAS GRULLAS DE WATTLED EN ÁFRICA EN SERIO PELIGRO


La grulla de Wattled es endémica de África y se extiende a través de once países desde Etiopía hasta Sudáfrica. Estas aves son  dependientes de los humedales de  África. La mayoría de las grullas Wattled se reproducen en las extensas llanuras de inundación de las grandes cuencas fluviales del sur de África (especialmente el Zambezi y Okavango); también utilizan los humedales de tierras altas más pequeñas (dambos) en toda su área de distribución, especialmente en Sudáfrica y Zimbabwe.

La pérdida y degradación de los hábitats de humedales constituyen la mayor amenaza para la especie. La intensificación de la agricultura, el pastoreo excesivo, la industrialización y otras presiones sobre dambos han contribuido a la disminución de las grullas Wattled. En los grandes sistemas de llanuras aluviales del sur de África, la cría y alimentación están vinculados a los ciclos naturales de inundación de los ríos.  La anidación en aguas abiertas poco profundas tras el importante aumento de inundaciones asegura de que los nidos serán protegidos de los depredadores y los incendios forestales y además se aseguran los progenitores que los pollos no se ahogaran por la subida de las aguas. Como retroceden las aguas poco a poco, grullas Wattled levantan la única chica en el pulso de la planta expuesta y la vida de los insectos.

Cuando los antiguos ciclos de inundación de las llanuras de inundación de los ríos son alterados por las represas, desvíos, y otros proyectos de desarrollo de agua, las grullas pueden ser particularmente vulnerables. Y desgraciadamente eso es lo que está sucediendo. Las grandes represas en el río Zambezi, por ejemplo, han dado lugar a una gran reducción en la cría y alimentación adecuada en el delta del Zambezi. Desde la construcción de la presa de Itezhitezhi en Zambia, se ha producido una restricción drástica de aves en sitios de anidación y zonas de alimentación en Kafue. En un año de las condiciones normales de inundación en el Kafue, cerca del 40% de las parejas de grullas intentó criar, pero cuando fallan las inundaciones sólo el 3% de todas las parejas crían.



Al igual que la grullas Wattled se ven afectadas por la regulación del río, también  los agricultores y los pescadores que dependen de las fluctuaciones hidrológicas naturales en las llanuras de inundación de los ríos como medio de vida. En el valle del río Zambezi, las grandes represas han provocado grandes pérdidas para los centenares de miles de campesinos mozambiqueños cuyo sustento depende de los flujos y reflujos del río Zambezi. Las actividades de pesca de subsistencia, la agricultura y el pastoreo de ganado se han derrumbado con la pérdida de la inundación anual. La productividad de la pesquería de camarón ha disminuido en más de $ 10 millones por año.

Recientes encuestas donde quedan reductos de grullas Wattled - Botswana, Mozambique, Tanzania, Zambia - indican que la población mundial de grullas Wattled puede ser sólo la mitad de lo que se ha reportado en los últimos años. Un fracaso más debido a la actividad humana.

Con Ecowildlife Travel vamos este verano en dos safaris de naturaleza a Kenia y Tanzania, os lo podéis descargar en los enlaces, y esperamos tener la suerte de encontrarnos con estos bellos ejemplares de aves. En la pasada edición  de estos safaris pudimos captar las fotos que acompañan este artículo.

lunes, 1 de junio de 2015

EL AVE MÁS ANTIGUA Y ANCESTRO DE LAS AVES MODERNAS



Os traigo hoy por su interés un artículo que he leído esta semana en diferentes medios científicos en internet sobre el ave más antigua del mundo.

Dos fósiles hallados en China acaban de revelar que los pájaros propiamente dichos son seis millones de años más antiguos de lo que se creía: se remontan a los albores del cretácico, la era de los grandes dinosaurios carnívoros que suelen salir en las películas. Ay es nada.

Los dos fósiles definen la nueva especie Archaeornithura meemannae (en la ilustración), una curiosa ave zancuda que, provisionalmente al menos, debe considerarse el pájaro más viejo del mundo. Pertenece a la familia de los Ornithuromorpha, o Euornithes (aves verdaderas), que incluye el más reciente ancestro común de todas las aves modernas. Ming Wang y sus colegas de la Academia China de Ciencias en Pekín presentan su hallazgo en al revista Nature  para deleite y sapiencia de todos los que nos agradan la aves.

En aquella época, sin embargo, los Ornithuromorpha no eran las únicas aves. Compartían el cielo cretácico con otra gran familia, los Enantiornithes, o “pájaros opuestos”, porque su escápula y otros huesos tienen la orientación invertida respecto a los Ornithuromorpha y a todas las aves actuales. También debían ser más agresivos, porque tenían dientes en el pico y garras en las alas. Pero, curiosamente, se extinguieron todos al mismo tiempo que los dinosaurios, hace 66 millones de años.

Pero el recién descubiertoArchaeornithura meemannae es muy anterior a todo eso, y ha podido datarse en 131 millones de años atrás, en el cretácico temprano. Es una época de la que han quedado muy pocos especímenes de pájaros fósiles, y en la que cada nuevo hallazgo arroja por tanto una luz fresca sobre los albores evolutivos de las aves modernas. Todas las aves, actuales o extintas, evolucionaron a partir de los dinosaurios en la era anterior, el jurásico.

Los dos fósiles han sido desenterrados en la cuenca de Sichaku, en Hebei, noreste de China. Su excelente estado permite observar el plumaje casi completo, y sus adaptaciones aerodinámicas al vuelo. Seguramente era un ave acuática zancuda, según indican la longitud y la ausencia de plumas en el segmento superior de la pata (tibiotarso, en la jerga). Las plumas ahí no dificultan el vuelo, pero sí los largos paseos por las aguas someras en busca del desayuno.

Os dejo una foto de  una de las aves que hemos citado este año en nuestros viajes con Ecowildlife y que nos llamó curiosamente la atención, no solo por su "antigua" presencia si no ahora viéndolo por conocer, gracias a los chinos a uno de sus "padres". Se trata de la "pava Hedionda" u Hoatzin de las selva amazónicas, eta en concreto de Ecuador.